Críticas
TEATRO: "AÑO CERO, un SONIDO INCESANTE". Búsqueda, y Reflexión en una composición actoral de Susana Yasan descollante.
Por Sergio Sosa Battaglia
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • Slide
  • 11 de Mayo de 2017
  • Battaglia's:  

AÑO CERO, un sonido incesante 

Idea de Susana Yasam y Lamberto Arévalo

Patio de Actores (Lerma 588)

Funciones: sábados 19,30

 

Elenco:

Cero: Susana Yasan

Presencias: Verónica Allocati, Cecilia Arrscaete, Cecilia Mártire, Mariano Pérez de Villa

 

Música Original: Lamberto Arévalo, Cecilia Arrascaete y Mariano Pérez de Villa

Diseño de Iluminación y Objetos: Fernando Dopazo

Vestuario y Maquillaje: SIlvia Zebaglia

Realización de Vestuarios: Mariela Martínez y Veronica Allocati

Asistente de Dirección: Mariela Martinez

Dramaturgia y Dirección: Lamberto Arévalo


Un ámbito despojado, en la penumbra un grupo de personas en círculo van desarrollando movientos, arranques expresivos, uno de ellos realiza música incidental el cual da clima al público en sala.  Se apagan las luces, y surge la creación coral. La protagonista es la palabra, la cual a través de la perfomance que realiza SUSANA YASAN uno recorre todos los estadios en la búsqueda de ese ser complejo que es Cero, ella misma en su recorrido nos dará ese significado de la vida. 
    Como quasi “madre en parición” irán apareciendo tres personajes, que reflexionarán en un mundo en caos, en un mundo carente de forma o estructura, ese primero será la maga y/o hechicera Cassandra, la cual expresará toda la carga de culpa que siente por no habérsele escuchado ante la batalla, ante la caída de la ciudad, ante las muertes, Yasan nos lleva a sentir el dolor en ideas, y su crueldad en su expresión, el grito desgarrador será su resumen. Sus excelentes compañeros de actuación: VERONICA ALLOCATI, CECILIA ARRASCAETE, CECILIA MARTIRE, MARIANO PEREZ DE VILLA, ayudan a trasladar a través de elementos la acción a sus diversos vericuetos de la mente humana. Seguirá pues la gran literata Safo, quien muestra su lado de lucha por el aquí y el hoy, su presencia ante el mundo en sus frases serán su sentimiento y su la ironía. En equilibrio sensorial, uno siente todo el equipo en esta fluidez entre personajes de Yasan y el apoyo en la acción.
   El ultimo rol será cuando toma a Maria Sabina, la chamana, quien regresa a través de su acción a la esencia de la búsqueda del ser.  
En resumen: comenzamos en un caos, el año… Cero emerge a través de los murmullos de la nada, de sonidos guturales a parir sus ideas, personajes como en parto ; la culpa de Cassandra, la reflexión de Saffo y el paganismos ancestral de Maria Sabina. Ese camino, tan asfixiante que el espectador siente, repentinamente llega a la esperanza, a un valle que da respiro y que me lleva a decir justamente, de la nada se emerge y que la esperanza es latente permanentemente, en ese camino transitamos por “nuestra historia propia” para afrontar el mundo en caos constante.
  Una noche de teatro no lineal, que lleva a la reflexión, uno luego de ver AÑO CERO… no sale  impávido sino en búsqueda, por tanto ,finalidad cumplida.

Sergio Sosa Battaglia

Cultura y Espectáculos
Últimas Críticas
Viajes y Videos